Descenso del deseo sexual y salud sexual del varón

Inicio Urología – Medicina Sexual – Andrología Descenso del deseo sexual y salud sexual del varón

En el varón, a partir de los cincuenta años se produce un descenso progresivo de la hormona masculina (testosterona). Cuando este descenso es excesivo ocasiona una serie de problemas (descenso del deseo y de la actividad sexual y problemas de erección, cansancio, irritabilidad, osteoporosis, etc..) que repercuten seriamente en la calidad de vida.

Este déficit excesivo de testosterona se presenta en el 11% de hombres de 40 a 70 años y puede ser tratado adecuadamente.

¿Qué entendemos por salud sexual del varón?

Con la edad, se producen el varón una serie de cambios en sus hormonas, en su próstata y en su organismo que afectan a su salud y a su calidad de vida. Para la Organización Mundial de la Salud, la salud sexual es un estado de bien estar físico, mental y social referido a la sexualidad.

En el Instituto Urología y Medicina Sexual de Zaragoza entendemos que la salud sexual del varón (próstata – descenso del deseo y actividad sexual – cambios hormonales y corporales) no son solo un problema de salud sino que también es un problema de “calidad de vida” y disponemos de una unidad especializada en el “estudio integral del varón” mayor de cincuenta años.

¿Qué manifestaciones clínicas pueden aparecer en esta etapa de la vida?

Los dos síntomas más frecuentes son:

  • Descenso del deseo (libido) y de la actividad sexual, particularmente de las erecciones nocturnas.
  • Problemas de erección (falta de rigidez del pene).

Acompañando a estos dos síntomas principales pueden aparecer o no, alguna de las siguientes manifestaciones:

  • Tendencia al cansancio físico y/o intelectual
  • Alteración del estado de ánimo con tendencia a la depresión y al mal humor
  • Disminución de la masa muscular y de la fuerza
  • Descenso del vello corporal y alteraciones de la piel
  • Pérdida de la densidad de los huesos con aumento del riesgo de osteoporosis y fracturas
  • Incremento de la grasa visceral con obesidad abdominal

Simultáneamente, a partir de los cuarenta y cinco años, se produce un crecimiento progresivo de la próstata que obliga a ir más veces al baño y a orinar con más dificultades (ver apartado enfermedades de la próstata).

La falta de deseo, descenso de la actividad sexual y el crecimiento de la próstata están relacionados y afectan seriamente a la salud y a la calidad de vida. Por ello es importante un “estudio integral” por un uro-andrólogo con adecuada formación y experiencia en este campo.

¿Por qué se produce este descenso excesivo de la actividad sexual y del deseo?

Fundamentalmente se debe a un déficit en la producción de hormona masculina (testosterona). La testosterona es fundamental para mantener la actividad sexual, la erección, el vigor físico e intelectual, la mineralización ósea, la masa muscular, etc…

La testosterona se produce fundamentalmente en los testículos y esta regulada por una hormona denominada LH que se libera en la hipófisis (cerebro). Cuando fallan los testículos se denomina hipogonadismo primario y cuando falla la producción de LH en la hipófisis se llama hipogonadismo secundario.

Múltiples estudios han demostrado que los hombres con menor deseo sexual presentaban cifras más bajas de testosterona. Cuando estos pacientes son tratados con testosterona se produce un aumento del deseo sexual, un incremento de las erecciones nocturnas y una mayor frecuencia de relaciones sexuales.

Además, con la edad puede producirse un descenso de la hormona del crecimiento y de la melatonina que acentúan los efectos negativos del déficit de testosterona.

¿Como puede diagnosticarse un deficit excesivo de testosterona?

El diagnóstico no es sencillo ya que con la edad aparecen enfermedades crónicas (diabetes, problemas cardiovasculares, tendencia al cansancio y a la depresión, etc) que se superponen a los síntomas del descenso de testosterona. De hecho, muchos hombres con déficit de testosterona atribuyen sus problemas sexuales y su cansancio a otras enfermedades crónicas y no consultan con el profesional adecuado.

En el Instituto Urología y Medicina Sexual (Dr. Rodríguez-Vela) ofrecemos un estudio integral de la salud del varón. Existen cuestionarios que ayudan en el diágnostico, pero una buena historia clínica realizada por un uro-andrólogo con experiencia es la mejor herramienta para diagnosticar un déficit de testosterona. Esta historia clínica debe estar complementada por una adecuada exploración física.

Si existe sospecha de Síndrome de Déficit de Testosterona solicitaremos un análisis de sangre determinando: LH, Testosterona total, albúmina y SHBG. Con estos datos calcularemos la cifra de Testosterona Libre y Testosterona Biodisponible.  Esta cifra de Testosterona Libre es el mejor parámetro para conocer la Testosterona efectiva en la sangre y para detectar un Síndrome de Déficit de Testosterona o Hipogonadismo de inicio tardío.

 

¿Qué hombres necesitan tratamiento con testosterona?

Solamente deben recibir tratamiento sustitutivo con testosterona los varones que cumplan los siguientes requisitos:

  • Tengan manifestaciones clínicas de un déficit de testosterona.
  • Cuando exista un descenso de la testosterona libre, debidamente calculada.

El tratamiento sustitutivo con testosterona debe ser indicado por un médico experto en este problema ya que puede tener efectos adversos. Además, antes de un tratamiento con testosterona debe de realizarse una revisión prostática, por si existe algún problema en la próstata.

En el Instituto Urología y Medicina Sexual realizamos un estudio integral (Actividad sexual – Hormonas – Próstata) y valoramos lo beneficios y riesgos de este tratamiento, para ofrecerlo a los hombres que más pueden beneficiarse. Estos varones con tratamiento sustitutivo con testosterona deben realizar una serie de revisiones periódicas.

Ningún hombre debe automedicarse con testosterona sin un estudio adecuado por un médico experimentado en este campo.

¿Como se administra un tratamiento sustitutivo con testosterona?

El tratamiento con testosterona se puede aplicar:

  1. Gel de Testosterona. Es muy fácil de aplicar. Cada mañana se extiende el gel sobre la piel, se absorbe rápidamente hacia las capas profundas de la piel y se va liberando la testosterona durante 24 horas.
  2. Inyección Intramuscular cada tres meses. Undecanoato de testosterona se administra en una inyección intramuscular que permite una liberación lenta y estable de testosterona durante tres meses. Esta formulación cada 3 meses no esta actualmente financiada por la Sanidad Pública.
  3. Inyección Intramuscular mensual (enantato de testosterona). Se administra una inyección mensual. Tras la inyección, en la 1ª semana se producen unos niveles muy altos (suprafisiologicos) de testosterona, posteriormente cae bruscamente, de manera que en la 3ª y 4ª semana los niveles de testosterona están excesivamente bajos.

La administración de Gel de Testosterona consigue unos niveles fisiológicos de manera mantenida. Tiene un perfil fármaco-cinético más fisiológico que la inyección mensual de enantato de testosterona (evita los picos excesivos) y tiene menos efectos secundarios.

En el Instituto Urología y Medicina Sexual de Zaragoza discutimos con el paciente los diferentes tratamientos y aconsejamos el más apropiado en cada caso.

En hombres que presentan obesidad, vida sedentaria  y dieta rica en calorías es muy importante cambiar el estilo de vida ya que una dieta adecuada, perder peso y realizar ejercicio físico van a ayudar a mejorar el déficit de testosterona y van a tener un efecto muy positivo para la salud en general.

En varones con una alteración de la hipófisis y un descenso de la LH (hipogonadismo secundario) puede emplearse un tratamiento con medicamentos que estimulan la liberación de LH y esta a su vez aumenta la producción de testosterona en los testículos.

¿Qué problemas puede producir el tratamiento con testosterona?

El tratamiento con testosterona debe indicarlo un médico experto en este campo (uro-andrólogo). Este tratamiento esta contraindicado en hombres que presentan: cáncer de próstata, exceso de glóbulos rojos en sangre (poliglobulia), insuficiencia cardiaca clase IV, insuficiencia hepática severa.

Cuando de verdad existe un déficit de testosterona libre y biodisponible, la administración de testosterona produce muy pocos efectos adversos.

La testosterona actúa sobre la médula ósea favoreciendo la producción de glóbulos rojos (hematíes). Es necesario controlar las cifras de hematíes y si aumenta en exceso se debe suspender el tratamiento.

Múltiples estudios han demostrado que la testosterona no produce cáncer de próstata. Pero si un varón tiene un cáncer de próstata no diagnosticado (latente), el tratamiento con testosterona puede producir un crecimiento de dicho cáncer. Por este motivo, este tratamiento debe de ser indicado por un médico experto que a la vez que diagnostique el déficit de testosterona, realice un estudio prostático previo para descartar un cáncer. (Estudio integral del varón)

El tratamiento con testosterona rara vez puede producir irritación en la piel de carácter leve o acné que suele desaparecer sin problemas.

Antes de plantear un tratamiento con testosterona debemos determinar los niveles en sangre de: LH, testosterona total, testosterona libre calculada, hematíes, enzimas hepáticas y PSA (descartar CaP).

En el Instituto Urología y Medicina Sexual de Zaragoza realizamos seguimiento (análisis de sangre) a los 3, 6 y 12 meses, posteriormente los controles son anuales.

¿Qué beneficios ofrece un tratamiento con testosterona?

Múltiples estudios han demostrado que el tratamiento con testosterona, bien indicado, produce:

  • Incremento del deseo y de la actividad sexual
  • Aumento de la calidad de la erección
  • Mejoría del bienestar y del estado de ánimo
  • Incremento de la energía y de la fuerza muscular
  • Mejoría de la densidad ósea y menos fracturas óseas
  • Aumento de la masa muscular y descenso de la grasa corporal

Una magnífica revisión (SNYDER et al.) concluye que en hombres mayores de 65 años con síntomas de déficit de testosterona (SDT), el tratamiento con Gel de Testosterona durante un año:

  • Incrementa los niveles de testosterona,
  • Aumenta el deseo y la actividad sexual y
  • Mejora la función eréctil.

Mi opinión personal (Dr. Rodríguez-Vela)

Llevo 33 años dedicado a la urología y andrología. He visitado muchos varones mayores de cincuenta años con problemas de próstata, descenso del deseo sexual y de la erección, que les afectaba a su calidad de vida y que a muchos les hacia sentirse “viejos”.

Cuando un hombre tiene estos problemas debe buscar ayuda en un profesional con experiencia que le realice un Estudio Integral de la Salud del Varón y le ofrezca el tratamiento más apropiado.

El tratamiento con gel de testosterona, es fácil de aplicar y produce un aumento del deseo y actividad sexual y una mejoría de la función eréctil.

Para mi, es una gran satisfacción, cuando un paciente que le he indicado un fármaco para la erección o un tratamiento con testosterona, vuelve a la consulta y me dice frases como estas: “he recuperado la ilusión”, “me siento más joven”, “mi erección y mi actividad sexual se han recuperado”,etc.

Finalmente, recordar que “MEJORAR LA SALUD DEL VARÓN ES MEJORAR LA CALIDAD DE VIDA”.

Puede concertar una cita con nosotros en el teléfono 976 903 302.

/var/www/266/htdocs/wp-content/themes/Zephyr-child