Ondas de Choque para tratar la Disfunción Eréctil

Inicio Urología – Medicina Sexual – Andrología Ondas de Choque para tratar la Disfunción Eréctil

Dr. Luis Rodríguez-Vela, Director del Instituto de Urología y Medicina Sexual y Profesor de Urología de la Universidad de Zaragoza. Desde enero de 2013 utilizo las ondas de choque de baja intensidad para tratar a pacientes con disfunción eréctil.

Las ondas de choque de baja energía son un tratamiento muy eficaz para pacientes con disfunción eréctil de origen vascular. En 2013, las Guidelines de la Asociación Europea de Urología indicaban: las ondas de choque de baja energía tienen efectos muy beneficiosos en pacientes con disfunción eréctil vascular. En 2015, los nuevos estudios nos demuestran que las ondas de choque son eficaces en pacientes con disfunción eréctil y están aquí para quedarse.

¿Qué son las ondas de choque?

Son ondas de presión que se desplazan a través de un medio a la velocidad del sonido. A nivel médico, se utilizan desde 1980 para la fragmentación de los cálculos renales y ureterales. Posteriormente se han desarrollado múltiples utilidades médicas. Las ondas de choque empleadas en disfunción eréctil son de baja energía, diferentes a las empleadas para la fragmentación de cálculos (alta intensidad).

Actualmente, las ondas de choque de baja energía se utilizan para:

  • Mejorar la circulación sanguínea.
  • Estimular la generación de vasos sanguíneos.
  • Producir relajación muscular.
  • Eliminar puntos dolorosos.

Storz Médical (www.storzmedical.ch), una compañía líder en dispositivos médicos ha diseñado un avanzado aparato (DUOLITH SD1) que genera ondas de choque de baja energía. Estas ondas de choque pueden ser focalizadas sobre las partes del organismo que deseemos tratar y puede emplearse a diferentes profundidades (pene, músculos del periné, próstata, etc.).

Ondas de choque en pene

En el Instituto de Urología y Medicina Sexual (Zaragoza) disponemos de un moderno aparato (DUOLITH SD1 de Storz Medical) que permite aplicar ondas de choque de baja energía a la profundidad e intensidad deseada.

¿Para qué se utilizan las ondas de choque de baja energía?

Se emplean para el tratamiento del dolor en múltiples procesos traumatológicos (fascitis plantar, tendinitis, codo de tenista, etc..) por sus efectos analgésicos y antiinflamatorios, con unos resultados excelentes. Múltiples estudios han demostrado que las ondas de choque favorecen la neovascularización, es decir, la formación de nuevos vasos sanguíneos y producen un efecto beneficioso sobre la circulación sanguínea. A nivel experimental se emplean para mejorar el flujo sanguíneo de los vasos y músculo cardíaco en casos de infarto de miocardio. En estos casos las ondas de choque mejoran la formación de nuevos vasos sanguíneos y la reperfusión del corazón. El pico de la formación de nuevos vasos sanguíneos se prevé sobre las 4 semanas después de acabar el tratamiento. En pacientes con Enfermedad de Peyronie las ondas de choque mejoran el dolor y la erección actuando sobre la placa de fibrosis y sobre el tejido eréctil.

Ondas de choque en disfunción eréctil

Se han publicado diferentes estudios sobre la utilización de ondas de choque de baja energía con el objetivo de curar a pacientes con disfunción eréctil de causa vascular. En las Guidelines on Male Sexual Dysfunction- European Association of Urology 2013, el tratamiento con de ondas de choque de baja energía se incluye como una opción terapéutica muy eficaz en pacientes con impotencia de origen vascular.

A nivel experimental, en el corazón, las ondas de choque de baja energía inducen la formación de nuevos vasos sanguíneos (neovascularización) y mejoran la circulación en el músculo del corazón. Estos estudios realizados a nivel del corazón sugieren que las ondas de choque de baja energía podrían tener efectos curativos en pacientes con disfunción eréctil vascular. Varios trabajos han presentado que los pacientes con disfunción eréctil vascular tratados con ondas de choque de baja energía mejoran su función eréctil y su función endotelial. Ningún paciente presentó dolor ni efectos adversos.

Vardi y colaboradores en sus primeros estudios demostraron que las ondas de choque de baja intensidad mejoran la función eréctil con respecto a placebo en varones impotencia vascular. Y más importante, comprobaron que las ondas de choque mejoraban el flujo sanguíneo (entrada de sangre) en un 140%.

Posteriormente estudiaron la eficacia de las ondas de choque en pacientes con disfunción severa que no habían respondido a las pastillas empleadas para tratar su impotencia. Demostraron que las ondas de choque de baja intensidad mejoraban la función eréctil con respecto a placebo de una forma muy significativa. Este aumento de la rigidez peneana se acompaña de incremento del flujo sanguíneo y mejora de la función del endotelio vascular.

Las ondas de choque de baja energía en el pene:

  • Inducen la formación de nuevos vasos sanguíneos
  • Potencian los mecanismos relajadores del endotelio vascular
  • Favorecen la entrada de sangre
  • Y estimulan el almacenamiento de sangre en cuerpos cavernosos,

Y por todo ello ayudan a conseguir una buena erección.

Las ondas de choque de baja energía podrían tener un efecto curativo en pacientes con disfunción eréctil vascular. Trabajos recientes han demostrado que las ondas de choque producen un importante aumento del porcentaje de fibras de musculo liso en cuerpos cavernosos (pene). Esto es fundamental, ya que el incremento de estas fibras favorece la dilatación arterial (mayor llegada de sangre) y la relajación de los sinusoides (mayor almacenamiento) Ambos mecanismos son fundamentales para conseguir una buena rigidez.

¿Cómo se aplican las Ondas de choque?

En el Instituto de Urología y Medicina Sexual (Zaragoza), aplicamos 5 sesiones de ondas de choque de baja intensidad, una cada semana. En cada sesión semanal aplico personalmente 3600 ondas.

Es importante que las ondas de choque las administre un médico experto, que sepa aplicar la intensidad adecuada y distribuir las ondas por todo el tejido eréctil.

El aplicador de ondas de choque lo voy moviendo por todo el pene para que las ondas de choque potencien la vascularización en todo el tejido eréctil. También administro ondas en la parte perineal de los cuerpos cavernosos.

Las ondas de choque se aplican directamente sobre el pene sin necesidad de anestesia. Cada sesión tiene una duración aproximada de 25 minutos y al acabar el paciente se marcha a su casa.

Muchos hombres que necesitaban tomar pastillas para tener buenas erecciones han recuperado sus erecciones tras el tratamiento con ondas de choque y pacientes que no respondían a las pastillas, gracias a las ondas de choque tienen una buena rigidez con los medicamentos orales.

Aplicación de Ondas de Choque sobre tejido eréctil
Figura 3. Aplicación de Ondas de Choque sobre tejido eréctil

¿Tienen efectos adversos las ondas de choque de baja energía?

  • Las ondas de choque de baja energía no producen dolor y son aplicadas directamente sobre el pene sin necesidad de anestesia.
  • No produce ningún tipo de reacción sobre el pene ni ningún efecto adverso.
  • En el Instituto de Urología y Medicina Sexual disponemos del moderno dispositivo DUOLITH SD1 que nos permite tratar con ondas de choque de baja energía a pacientes con disfunción eréctil.

RESUMEN

  • Las ondas de choque de baja energía mejoran la entrada y el almacenamiento de sangre en el pene.
  • En varones con problemas de erección mejoran de una manera significativa la erección y rigidez del peneana
  • No ocasionan dolor y no producen efectos adversos.

Puede concertar una cita con nosotros en el teléfono 976 903 302.

/var/www/266/htdocs/wp-content/themes/Zephyr-child