Ondas de choque para la erección: novedades

uroadmin

Las ondas de choque pueden mejorar la disfunción eréctil

Las ondas de choque de baja intensidad mejoran significativamente la función eréctil, la rigidez del pene en erección y la satisfacción del paciente.

Este artículo está escrito en junio 2020 por el Dr. Luis Rodríguez-Vela, Director del Instituto de Urología y Medicina Sexual de Zaragoza y Profesor de Urología de la Universidad. Tras realizar en BOSTON (USA) un “Fellow in male erectile dysfunction” (1992). El Dr. Luis Rodríguez-Vela lleva casi 30 años tratando pacientes con disfunción eréctil.

 

En abril de 2017 comentábamos en nuestra web (apartado de noticias) el meta-análisis de  Zhihua Lu y Tom Lue (European Urology 2017) en el que demostraban que las ondas de choque de baja intensidad mejoran significativamente:

  • el Índice de Función Eréctil (IIEF).
  • la dureza de la erección del pene.
  • la satisfacción del paciente

Los estudios en animales de experimentación han demostrado que las ondas de choque de baja intensidad:

  • Promueven la formación de células madres en los cuerpos cavernosos (este tipo de células posteriormente pueden diferenciarse y reparar diferentes tejidos del pene).
  • Estimulan la liberación de factores de crecimiento vascular que aumentan la formación de vasos sanguíneos.
  • Ejercen un efecto regenerativo sobre el endotelio de los vasos sanguíneos del pene y favorece la liberación de óxido nítrico sintetasa que pone en marcha los mecanismos hemodinámicos (entrada y almacenamiento de sangre) que conducen a la rigidez del pene.

Estudios sobre los efectos de las ondas de choque en pacientes con disfunción eréctil: conclusiones generales

En 2017, Kalyvianakis y Hatzichistou (Journal of Sexual Medicine) publican un estudio que demuestra que las ondas de choque de baja intensidad producen unos efectos beneficiosos en la hemodinámica de la erección (mayor entrada de sangre y mayor rigidez). En su magnífico trabajo comparan los efectos hemodinámicos en pacientes tratados con ondas de choque frente a un grupo tratados con placebo.

En el grupo tratado con ondas de choque, la velocidad de pico sistólico (entrada de sangre en el pene) aumentó 4,5 cm/s frente a 0,6 cm/s en el grupo tratado con placebo, siendo esta diferencia estadísticamente significativa. Con respecto a la función eréctil (IIEF-6) a los 12 meses, en el grupo tratado con ondas de choque se observó una mejoría del 75% frente al 25% del grupo que recibió placebo.

Las conclusiones del estudio fueron que las ondas de choque de baja intensidad mejoran la hemodinámica de la erección (entrada de sangre en el pene) y este beneficio se mantiene al menos 12 meses.

En los últimos años se han publicado múltiples estudios que han obtenido conclusiones similares. Entre estos trabajos quiero destacar un metaanálisis publicado por Sokolakis en 2019 (International Journal for Impotence Research). Este metaanálisis solo incluye estudios doble ciego controlados con placebo.

Las conclusiones del metaanálisis de Sokolakis son que las ondas de choque, en pacientes con disfunción eréctil vascular:

  • Mejoran significativamente la función eréctil.
  • Aumenta significativamente la dureza del pene en erección. 
  • Incrementan la velocidad de pico sistólico (entrada se sangre)

Los metaanálisis que solo incluyen estudios doble ciego controlados con placebo son la mayor evidencia científica de que disponemos. En este sentido, los metaanálisis de Angulo (2016) Zhihua Lu (2017) y Sokolakis (2019) llegan a conclusiones similares sobre las posibilidades de las ondas de choque para mejorar la disfunción eréctil.

Tratamiento de la disfunción eréctil en Zaragoza con ondas de choque

Por este motivo, en el Instituto de Urología y Medicina Sexual de Zaragoza, en pacientes con disfunción eréctil de origen vascular aconsejamos el tratamiento con ondas de choque de baja intensidad. 

  • Realizamos cinco sesiones (una por semana).
  • Las ondas de choque las aplico yo personalmente para distribuirlas  adecuadamente por los cuerpos cavernosos.
  • No producen dolor y no precisan anestesia.
  • Llevamos siete años aplicando este tratamiento con excelentes resultados y no hemos tenido efectos adversos.

Más información sobre el tratamiento con ondas de choque.

Puede concertar una cita llamando al 976 903 302.

/var/www/266/htdocs/wp-content/themes/Zephyr-child