Enfermedades de Transmisión Sexual y SIDA (VIH)

Inicio Urología – Medicina Sexual – Andrología Enfermedades de Transmisión Sexual y SIDA (VIH)

En los últimos años se esta produciendo un aumento importante de las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS). Existen múltiples ETS y cada una requiere un diagnóstico confidencial y un tratamiento específico. La enfermedad más grave es el SIDA. Si existe la posibilidad de contagio de una ETS debe consultar a la mayor brevedad.

Este capítulo esta actualizado en marzo de 2019 por el Dr. Luis Rodríguez-Vela, Director del Instituto de Urología y Medicina Sexual de Zaragoza y Profesor de Urología de la Universidad. El Dr. Rodríguez-Vela es urólogo-andrólogo desde hace 30 años y es un experto en el diagnóstico y tratamiento de las ETS.

¿Que son las enfermedades de transmisión sexual?

Son enfermedades infecciosas que se transmiten por contacto sexual (pene, vagina, boca o ano). Antiguamente se le llamaba enfermedades venéreas y actualmente se les denomina Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS).

La terminología más apropiada es Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) ya que son infecciones que se contagian por las relaciones sexuales, pero en muchas ocasiones no producen enfermedad. No obstante, el termino más popularizado es ETS y utilizaremos indistintamente ambos términos, ETS o ITS.

¿Cuáles son las ETS más frecuentes?

En el hombre las I.T.S. más frecuentes son:

  • Virus del Papiloma Humano (VPH) está creciendo a un ritmo muy alto. En el apartado “Virus del Papiloma Humano en Hombres” se explica con detalle la Infección por HPV en hombres.
  • Clamidia: En U.S.A. se detectan 1,7 millones de casos nuevos al año.
  • Gonorrea: Muy frecuente en jóvenes, medio millón de casos nuevos al año en U.S.A.
  • Sifilis: Si no se trata adecuadamente muy ocasionar complicaciones muy severas.
  • Herpes Genital: Es una infección que evoluciona a brotes y puede ser muy molesta
  • Micoplasma hominis y Genitalium: están creciendo en los últimos años.
  • V.I.H. (Virus de la Inmunodeficiencia Humana) es el responsable del SIDA y es la E.T.S. más grave.

Infección por Clamidia

La infección por clamidia es la ETS bacteriana más frecuente. En Estados Unidos se diagnostican 1,7 millones de nuevos casos al año. Se puede contraer una infección por clamidia al tener relaciones sexuales (vaginales, orales o anales). La infección puede ser bidireccional, es decir, se puede transmitir de boca a pene/vagina o de genitales a la boca-garganta.

En mujeres, la mayoría de las infecciones (80%) por clamidia en garganta o en vagina son asintomáticas. Pero, en ocasiones pueden producir aumento de la secreción vaginal y molestias al orinar (escozor, ardor). Aunque suelen ocasionar pocos síntomas, en mujeres, puede producir enfermedad inflamatoria pélvica que puede complicarse con dolor pelviano crónico, obstrucción de las trompas, infertilidad, embarazo ectópico, etc.

La infección por clamidia en el hombre suele afectar a la uretra produciendo una uretritis (quemazón al orinar, escozor y secreción uretral). Es muy molesta. A veces, puede extenderse a los testículos (epidídimo) y favorecer el desarrollo de infertilidad.

En hombre, para el diagnóstico de una infección por clamidia debe consultar con un urólogo experto en ETS que le explore y le realice un frotis-hisopado de la uretra y mediante técnicas de PCR diagnosticar el germen que provoca la uretritis y así aplicar el tratamiento más apropiado.

En el Instituto de Urología y Medicina Sexual de Zaragoza somos expertos en el diagnóstico y tratamiento de las E.T.S. y trabajamos con un laboratorio especializado en técnicas de PCR. En la primera consulta tras realizar una buena historia clínica y exploración, tomamos una muestra de la uretra, la enviamos a laboratorio y en esa primera consulta le indicamos al paciente el tratamiento más adecuado. Posteriormente, en una segunda consulta, veremos el resultado del frotis, la evolución del paciente, y si es preciso ajustaremos el tratamiento. Sabemos que muchas veces cuesta acudir a la consulta y ofrecemos confidencialidad y comprensión.

Una infección por clamidia que no se trate puede favorecer la infección por VIH.  Si en el pasado, tuvo una infección por clamidia que fue tratada puede volverse a infectar si tiene relaciones sin protección con una persona infectada por clamidia.

Si existe la posibilidad de una infección por clamidia debe consultar con urólogo (en el hombre) o con un ginecólogo (en la mujer) expertos en ETS.

Infección por Gonococo (Gonorrea)

La infección por gonococo puede afectar tanto a hombres como a mujeres. Es una ETS muy frecuente, sobre todo jóvenes de 15 a 24 años.

La gonorrea puede contagiarse por relaciones sexuales vaginales, orales o anales. Conforme aumenta el número de parejas sexuales aumenta la probabilidad de contagio. En hombres hetero o homosexuales, que tienen relación con varias parejas se aconseja realizar una prueba para la detección de la gonorrea al menos anualmente.

La gonorrea en hombres suele presentar una uretritis muy molesta (intenso escozor, ardor al orinar, secreción amarillenta por uretra) y en ocasiones puede afectar también a los testículos. Es muy importante diagnosticarla y tratarla adecuadamente para evitar una secuela muy desagradable, la estenosis de uretra que en ocasiones va a requerir cirugía.

La mayoría de las mujeres infectados por gonococo no tienen síntomas o por lo general son leves y se pueden confundir con una infección vaginal o de la orina. En ocasiones pueden presentar síntomas como escozor al orinar, aumento del flujo vaginal etc.

La infección por gonococo también puede afectar al recto y a la garganta y puede transmitirse por relaciones sexuales vaginales, orales o anales.

El diagnóstico de una gonorrea en el hombre es fácil para un urólogo experto en ETS. Las manifestaciones clínicas orientan al diagnóstico, pero debe confirmarse la presencia del germen (clamidia, gonococo, micoplasma) mediante un frotis-hisopado de la uretra. Existen diferentes gérmenes que pueden producir uretritis en el hombre, por eso es importante realizar un frotis que nos indique con precisión el germen que causa la infección.

En el Instituto de Urología y Medicina Sexual de Zaragoza ante una uretritis o sospecha de ETS realizamos un frotis-hisopado de la secreción uretral, remitimos a un laboratorio especializado que nos confirmará el diagnóstico y el germen causante de la E.T.S. Como tenemos amplia experiencia, en esa primera consulta, tras tomar la muestra le indicaremos al paciente el tratamiento más apropiado.

Si la gonorrea no se trata adecuadamente puede ocasionar problemas importantes para la salud. En mujeres puede producir enfermedad inflamatoria pélvica que como hemos comentado previamente puede ocasionar a largo plazo dolor pelviano, infertilidad etc. En hombres, si la gonorrea no se trata puede producir estenosis de uretra de difícil tratamiento y en ocasiones puede afectar a los testículos y sus conductos (epidídimos).

Si existe la posibilidad de una infección por gorrea debe consultar con un urólogo (en el hombre) o con un ginecólogo (en la mujer) expertos en E.T.S.

Infección por Sífilis

La sífilis es una infección de transmisión sexual que es fácil de curar con el tratamiento adecuado, pero si no se trata puede ocasionar complicaciones muy graves.

La sífilis se puede contagiar mediante contacto directo con una úlcera sifilítica (pene, vagina, boca, o ano) al tener relaciones sexuales sin protección adecuada. El contagio puede ser bidireccional.

Los preservativos o condones pueden prevenir la transmisión de la sífilis al evitar el contacto con las úlceras pero deben colocarse bien y desde el inicio de la relación sexual, para evitar roces con zonas infectadas.

La infección por sífilis puede cursar en varias fases:

  • Sífilis primaria: consiste en la aparición de una úlcera en el lugar inicial de la infección. Son úlceras duras e indoloras. Pueden aparecer una o varias úlceras y pueden permanecer durante tres a seis semanas, se cierran espontáneamente, aunque no se reciba tratamiento. Es muy importante realizar el diagnóstico y tratamiento en esta fase primaria.
  • Sífilis secundaria: pueden aparecer sarpullidos por la piel o mucosas, aumento de los ganglios linfáticos (adenopatías) y en ocasiones fiebre. El sarpullido suele aparecer cuando la úlcera ya se ha cerrado y suele presentarse en palmas de las manos y plantas de los pies principalmente. Aunque no se realice un tratamiento adecuado, estas lesiones cutáneas desaparecerán espontáneamente y la infección progresará a una fase latente y posiblemente a una sífilis terciaria.
  • Fase latente: no hay ningún síntoma
  • Sífilis terciaria: puede afectar a varios órganos como el corazón, vasos sanguíneos, cerebro, sistema nervioso etc. Esta sífilis terciaria es muy grave y puede aparecer entre los 10 y 30 años después de haber presentado la infección inicial (úlcera).

Cuando se sospecha, el diagnóstico de la sífilis es fácil. En la fase inicial, un frotis-hisopado de la úlcera nos dará el diagnóstico exacto. En la fase secundaria, latente y terciaria puede detectarse la infección por sífilis mediante un análisis de sangre (serología).

Las complicaciones de la sífilis terciaria pueden ocasionar la muerte y es fundamental un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado en la fase inicial. Si presenta una úlcera en genitales (pene, vagina, ano) debe consultar con un profesional (urólogo-ginecólogo) que le diagnostiqué con exactitud.

En el Instituto de Urología y Medicina Sexual de Zaragoza realizamos una buena historia clínica, exploración de la úlcera y de los ganglios linfáticos y en ese mismo momento tomamos un frotis de la úlcera que remitimos a un laboratorio que dispone de técnicas de PCR y nos ofrecerá un diagnóstico preciso. En todos los casos que se sospeche una infección por sífilis, en cualquier fase, debe realizarse una serología en sangre. La sífilis puede curarse si se recibe el tratamiento antibiótico adecuado.

Cualquier persona sexualmente activa puede contagiarse de sífilis mediante relaciones sexuales (vaginales, orales o anales) sin protección. La infección por sífilis puede favorecer la infección por VIH.

En el Instituto de Urología y Medicina Sexual de Zaragoza, en personas sexualmente activas que tienen relaciones con diferentes parejas recomendamos realizar una serología de sífilis y de VIH regularmente. Así, tendremos un diagnóstico precoz y evitaremos complicaciones.

Urología en Zaragoza

Infección por Herpes Genital

El virus herpes simple (VHS) puede producir múltiples vesículas dolorosas que posteriormente pueden ulcerarse y formar costras. Produce dolor local, escozor y en ocasiones fiebre y dolor muscular.

El herpes genital puede estar causado por el herpes genital (VHS tipo 2) y por el herpes labial (VHS tipo 1). El herpes labial se contagia por la saliva durante la infancia y la adolescencia y puede permanecer dentro de las células muchos años.

Una persona puede infectarse por herpes genital si entra en contacto con una vesícula o llaga de herpes, o bien a través de saliva, secreciones genitales o con la boca de una persona infectada. El herpes genital puede transmitirse por relaciones sexuales (vaginales, orales) y la infección puede ser bidireccional, es decir, desde la boca a los genitales y desde los genitales a la boca.

El contagio por herpes genital disminuye con el uso del preservativo colocado desde el inicio de la relación. No obstante, hay zonas que el preservativo no cubre y la protección no es completa, pero ayuda a disminuir el contagio.

Las lesiones por herpes aparecen inicialmente en forma de ampollas que se van a abrir y ocasionar unas llagas dolorosas que pueden tardar una semana en curarse. En hombres, suelen aparecer en glande, prepucio y piel de pene. Puede extenderse a los ganglios de la ingle.

Las personas que han tenido un brote inicial por herpes pueden tener más brotes, pero con el tiempo son más leves y más espaciados.

El diagnóstico de herpes genital es fácil para un médico experto en ETS, simplemente con ver las ampollas o llagas. En el Instituto de Urología y Medicina Sexual de Zaragoza realizamos hisopado de la lesión y mediante PCR determinaremos con exactitud si se trata de un herpes o de otra ETS. Sabemos que muchas veces cuesta acudir a la consulta y ofrecemos confidencialidad y comprensión.

El brote inicial del herpes se puede tratar con antivirales en pastillas y en crema. Este tratamiento alivia muchos síntomas y favorece la desaparición de las lesiones. No obstante, el herpes no se cura de forma definitiva, queda latente en las células y puede producir brotes.

En personas portadoras del virus herpes simple el uso diario de un antiviral puede reducir el riesgo de transmitir el herpes genital. Las llagas y úlceras del herpes, tanto en genitales como en boca, puede facilitar la entrada del VIH al organismo.

¿Qué es el SIDA?

El SIDA es la manifestación clínica más grave de la infección por el VIH (Virus Inmunodeficiencia Humana). La infección por el VIH puede provocar una destrucción del sistema inmune (defensas) del ser humano. Esta destrucción de las defensas favorece la aparición de infecciones en múltiples sitios, tumores y otros signos de deterioro inmunológico que ponen en peligro la vida.

El SIDA puede producir unos síntomas muy variados. Se puede ser un portador asintomático (no se tiene ningún síntoma), o bien pueden aparecer infecciones oportunistas, tumores (neoplasias), etc.

Actualmente, disponemos de tratamientos que frenan y paralizan la evolución del SIDA. Los tratamientos empleados para tratar el VIH, si se toman con regularidad pueden disminuir la carga viral hasta hacerla indetectable. Las personas con carga viral indetectable y que toman diariamente el tratamiento apropiado no contagian el VIH. (Undeteced = Uninfected)

¿Cómo se transmite el SIDA?

Se han descrito 3 formas de transmisión del VIH (SIDA):

  • Contacto sexual directo (sin preservativo).
  • Contacto con sangre contaminada por VIH.
  • Perinatal (de madre a hijo)

El contacto directo (sin preservativo) con el semen y fluidos vaginales es importante para la transmisión sexual del VIH. Los hombres seropositivos pueden transmitir el SIDA con su semen. También, el contacto directo con secreciones vaginales de mujeres infectadas con VIH es importante para la transmisión sexual del SIDA.

Varios trabajos han presentado que el riesgo de infectarse por VIH en relaciones sexuales orales con una pareja infectada es mucho más bajo que mediante la relaciones sexuales vaginales o anales. No obstante, la exposición repetida al VIH a través de sexo oral, sin protección, puede representar un riesgo de contraer la infección por VIH.

La transmisión sexual puede ocurrir entre personas heterosexuales y homosexuales. En países desarrollados la transmisión heterosexual es la forma más común de infección. En homosexuales el riesgo aumenta conforme aumenta el número de parejas sexuales, y de actos sexuales con coito anal receptivo sin preservativo.

La presencia de otras ETS (sífilis, clamidia, gonococo, virus herpes) aumenta el riesgo de infección por VIH. A su vez la infección por VIH favorece la infección por herpes y sífilis.

ets-sexo-oral

¿Qué hacer si tengo dudas de estar contagiado por una ETS?

Las ETS suelen ser muy contagiosas y en ocasiones no producen síntomas. Una persona infectada por una E.T.S. puede transmitir la enfermedad a las parejas con las que tenga relaciones sexuales (vaginal, oral o anal) Con frecuencia no producen síntomas, sobre todo en mujeres, y en este caso se contagiarán todas personas que tengan relaciones sexuales, si no utilizan preservativo.

Existe la creencia errónea de que a través del sexo oral no se contagian las ITS. En nuestro Blog (Noticias) exponemos los riesgos de transmisión a través del sexo oral.

Si tiene la más mínima duda de estar contagiado, debe:

  • No mantener relaciones sexuales hasta que se lo indique el médico.
  • Consultar con un médico experto en E.T.S.
  • No automedicarse, ya que un antibiótico inapropiado puede enmascarar la enfermedad y retrasar un diagnóstico y tratamiento correcto.
  • No oculte el problema. Un diagnóstico tardío puede ocasionarle serias complicaciones a usted y a su pareja.
  • En el Instituto de Urología y Medicina Sexual de Zaragoza aconsejamos la realización de frotis-hisopado de las lesiones y serología para diagnosticar o descartar una E.T.S. Garantizamos confidencialidad y comprensión.
  • Si las pruebas son positivas, además de recibir tratamiento debe comunicarse con las personas con las que ya tenido relaciones sexuales recientemente

¿Cómo realizamos el diagnóstico de una ETS?

Si ha tenido relaciones sexuales con una pareja no habitual o presenta algún síntoma debe consultar con un especialista: urólogo (hombre) o ginecólogo (mujer).

En el Instituto de Urología y Medicina Sexual de Zaragoza somos expertos en el diagnóstico y tratamiento de ITS. En la primera consulta tomamos una muestra de la lesión (frotis- hisopado) y lo remitimos a un laboratorio que utiliza técnicas de PCR para el diagnóstico de ITS.

Tras tomar la muestra y de acuerdo a nuestro diagnostico clínico le indicaremos el tratamiento más apropiado. En pacientes que mantienen relaciones con diferentes parejas o contactos de riesgo le indicaremos la realización de un análisis de sangre (serología) en un laboratorio de confianza.

En unos días, con el resultado definitivo del laboratorio, volvemos a ver al paciente, le informamos del resultado de la prueba y valoramos su evolución. En ocasiones el resultado es negativo, no hay infección.

Si el resultado es positivo conoceremos con precisión el germen responsable y si es preciso ajustaremos tratamiento. En caso de infección, le aconsejaremos que lo comunique a las parejas con las que haya tenido contacto sexual recientemente.

En casos de sospecha de infección en boca-garganta tomaremos la muestra (hisopado) y lo remitiremos al laboratorio.

¿Puedo tener complicaciones si no me trato?

Por supuesto. Una uretritis no tratada adecuadamente puede producir una estrechez (estenosis de uretra) que puede necesitar una cirugía para resolverla.

Es una infección por sífilis, si no se trata, la úlcera desaparece y la enfermedad queda latente y al tiempo (10 a 30 años) puede ocasionar una sífilis terciaria con consecuencias muy graves, incluso la muerte.

En mujeres, la infección por clamidia puede pasar desapercibida y desencadenar una enfermedad inflamatoria pélvica que puede provocar infertilidad, embarazo ectópico y dolor pelviano crónico.

Una persona infectada por una ETS, si no se utiliza preservativo, puede trasmitir la infección a las parejas con las que tenga relaciones sexuales (vaginales, orales, anales), que se convierten en portadoras de la infección. En muchas ocasiones, sobre todo en mujeres, las ETS pueden no producir síntomas inicialmente, pero a largo plazo pueden favorecer el desarrollo de Enfermedad Inflamatoria Pélvica, Infertilidad, etc

El Herpes Genital es una enfermedad crónica que produce recurrencias (puede repetirse cada cierto tiempo) y se transmite a la pareja si no se utiliza preservativo. En personas portadoras del virus herpes simple el uso diario de un antiviral puede reducir el riesgo de transmitir el herpes genital.

El SIDA puede ser una enfermedad muy grave y puede producir unos síntomas muy variados. Se puede ser un portador asintomático, o bien pueden aparecer infecciones o tumores. Si existe un contacto directo con semen, sangre o secreciones vaginales de una persona con riesgo de ser portador del VIH debe consultar precozmente.

La presencia de ETS (sífilis, clamidia, gonococo, virus herpes) aumenta el riesgo de infección por VIH. A su vez la infección por VIH favorece la infección por herpes y sífilis.

¿Cómo se tratan las ETS?

  • El tratamiento depende del germen que causa la infección. Cada ETS tiene un tratamiento específico.
  • Es fundamental un diagnóstico exacto que permita un tratamiento especifico.
  • En las uretritis el tratamiento dependerá del germen responsable (clamidia, gonococo o mycoplasma).
  • El chancro sifilítico necesita un antibiótico específico
  • El Herpes Genital se trata con antivirales, en crema y en pastillas.
  • El examen y tratamiento de las parejas sexuales son fundamentales para evitar la reinfección, prevenir las complicaciones y limitar la diseminación de la enfermedad en la sociedad.

¿Cómo puedo prevenir las ETS?

La única manera segura de evitar ETS es no tener relaciones sexuales vaginales, orales o anales.

En personas sexualmente activas, para reducir la probabilidades de contraer ETS se aconseja:

  • Tener una única pareja (ambos con relación monógama) que no esté infectada por una E.T.S. En el Instituto de Urología y Medicina Sexual de Zaragoza, en hombres que van a iniciar una nueva relación ofrecemos la probabilidad de realizar un chequeo para comprobar que no se es portador de E.T.S.
  • Utilizar condones desde el comienzo de la relación sexual y en todas las relaciones tanto orales, vaginales como anales.
  • Si cree que puede ser portador de alguna ETS debe abstenerse de tener relaciones sexuales y debe consultar con un médico experto que le diagnostique y le trate.
  • Si tiene relaciones con más de una pareja, debería protegerse y realizar pruebas de detección de ETS y VIH con regularidad.

En los últimos años se está produciendo un aumento importante de las ITS. Además, existe la tendencia a cambios de pareja frecuentes o mantener relaciones con varias parejas. En estos hombres con relaciones sexuales frecuentes y distintas parejas, los CDC de Atlanta (USA) aconsejan realizar controles periódicos de ETS. Para estas personas, en el Instituto de Urología y Medicina Sexual de Zaragoza, ofrecemos la posibilidad de realizar un chequeo periódico de I.T.S. mediante:

  • Análisis de sangre (serología)
  • Hisopado-frotis del pene
  • Hisopado de garganta (solo si practica sexo oral a la pareja.

Consejos para las ETS

  • Una persona infectada puede transmitir la enfermedad a las parejas con las que tenga relaciones sexuales (vaginales, orales, anales).
  • Con sexo oral se pueden contagiar ITS. de manera bidireccional.
  • El principal consejo es prevenir: utilice preservativo desde el inicio.
  • Ante la más mínima posibilidad de contagio por ETS consulte con un especialista.
  • Las ETS. pueden ocasionar complicaciones a largo plazo si no se diagnostican y se tratan oportunamente.
  • En el Instituto Urología y Medicina Sexual de Zaragoza somos especialistas en el estudio de ETS. en hombres y ofrecemos confidencialidad y comprensión. En hombres que cambian con frecuencia de pareja aconsejamos chequeos periódicos de ITS. En hombres que van a iniciar una nueva relación ofrecemos un chequeo de ITS.

Puede concertar una cita con nosotros en el teléfono 976 903 302.

/var/www/266/htdocs/wp-content/themes/Zephyr-child