Enfermedad de Peyronie e incurvación del pene

Inicio Urología – Medicina Sexual – Andrología Enfermedad de Peyronie e incurvación del pene

La Enfermedad de Peyronie consiste en una cicatriz o fibrosis en el pene que produce dolor y/o incurvación del pene en erección.  Fue descrita en 1743 por FrancoisGigot de La Peyronie.

No es una enfermedad maligna pero causa una gran preocupación y alteraciones serias en la Vida Sexual de muchos hombres.

Este capítulo esta actualizado en Marzo de 2020 por el Dr. Luis Rodríguez-Vela, Director del Instituto de Urología y Medicina Sexual de Zaragoza y Profesor de Urología de la Universidad. El Dr. Rodríguez-Vela realizó un Fellow en Boston University en 1992 y desde entonces, a largo de más de 30 años, ha tratado a más de mil pacientes con Enfermedad de Peyronie.

Existen dos tipos de incurvación de pene:

  • Enfermedad de Peyronie (aparece a lo largo de la vida).
  • Incurvación congénita de pene (se detecta en la juventud).

La incurvación del pene origina gran ansiedad, muchos médicos, incluso muchos urólogos no saben como tratarla y es importante que consulte con un uro-andrólogo con experiencia en este tema.

 

¿En qué consiste la enfermedad de Peyronie?

El pene consiste en dos columnas de tejido eréctil que se denominan cuerpos cavernosos (producen la erección) y un conducto (uretra) por donde sale la orina. (Figura 1)

Incurvación del pene

Durante la erección, este tejido eréctil se rellena de sangre, el pene aumenta de tamaño y se vuelve rígido. Estos cuerpos cavernosos están rodeados de una hoja de tejido elástico llamada túnica albugínea.

La enfermedad de Peyronie ocurre cuando una placa (cicatriz) se desarrolla en los cuerpos cavernosos y/o en la túnica albugínea que los rodea. La zona donde se produce la cicatriz (fibrosis) pierde la elasticidad, por lo que no se estira cuando se rellenan los cuerpos cavernosos y por lo tanto el pene se dobla hacia la dirección de la cicatriz. (Figura 2)

Enfermedad Peyronie

Esta incurvación, inicialmente suele ser dolorosa, y puede dificultar o imposibilitar la relación sexual. Esta placa de fibrosis que dobla el pene y produce dolor en erección, es un tejido cicatricial totalmente benigno.

Esta cicatriz produce incurvación, acortamiento y deformidades del pene que ocasionan severas repercusiones sobre la vida sexual.

¿Qué manifestaciones clínicas produce la enfermedad de Peyronie?

La fibrosis (cicatriz) que se produce en la superficie del pene (túnica albugínea) puede provocar los siguientes problemas:

  • Dolor del pene durante la erección.
  • Incurvación del pene durante la erección, que puede dificultar, incluso impedir la penetración.
  • Acortamiento, estrechamiento y deformidades del pene.
  • Descenso de la erección en torno al 40% de los pacientes.

Obviamente los problemas para la relación sexual (por la incurvación o por la falta de rigidez) pueden causar mucha ansiedad y problemas psicológicos. A la exploración, se palpa una zona endurecida, generalmente en la parte superior del pene y otras veces en los laterales del pene.

Esta enfermedad tiene una evolución variable, pero tiende a ser progresiva, es decir, con el tiempo aumenta la incurvación y se reduce el tamaño del pene.

En general, se cursa inicialmente con una fase aguda, donde predominan el dolor y la incurvación. Posteriormente, una fase de estabilización en la que desaparece el dolor pero la incurvación y las deformidades del pene pueden progresar.

Enfermedad de Peyronie, ¿cuál es su causa?

Trabajos recientes indican que la incidencia de enfermedades Peyronie se sitúa en torno al 5-6 % de los varones.

No se sabe con certeza cuál es la causa de la formación de la placa de fibrosis. Puede ser el resultado de un traumatismo con el pene erecto (por ejemplo durante el coito), o microtraumatismos repetidos durante las relaciones sexuales.

Varios estudios relacionan la enfermedad de Peyronie con alteraciones del sistema inmune. En 30-40% de los varones con enfermedad de Peyronie se asocia a la enfermedad de Dupuytren (retracción palmar de los dedos de la mano).

Se ha planteado que la enfermedad de Peyronie puede asociarse con la diabetes mellitus pero los datos no son concluyentes.

Sin embargo, parece seguro que esta enfermedad no tiene relación con enfermedades de transmisión sexual, ni es un tipo de cáncer. Cualquier hombre puede padecer esta enfermedad. La media de edad para su aparición es de cincuenta años pero puede darse en varones jóvenes.

¿Debo preocuparme?

Muchos pacientes acuden a nuestra consulta agobiados, pensando que ese bulto (placa fibrosa) que se palpan en el pene puede ser un cáncer. Nosotros siempre les decimos: «Esta enfermedad no es un cáncer pero puede condicionar mucho tu vida sexual«.

En primer lugar debemos saber que la enfermedad de Peyronie es difícil de curar y su evolución puede ser muy variable.

En segundo lugar, esta placa fibrosa produce incurvación y en ocasiones descenso de la rigidez del pene. Por uno u otro motivo, muchos pacientes tienen dificultad para realizar la penetración, y en casos severos, la penetración vaginal no es posible. Todo esto puede producir un impacto psicológico importante.

¿Qué debo hacer si noto incurvación o un bulto en el pene?

Es importante un diagnóstico precoz. Debes consultar con un urólogo con experiencia en el tratamiento de enfermedades del pene (uro-andrólogo). Muchos médicos, incluso urólogos no saben como tratar esta enfermedad y le dicen al paciente que no es nada.

En el Instituto Urología y Medicina Sexual tenemos amplia experiencia en el tratamiento médico y quirúrgico de la enfermedad de Peyronie.

El diagnóstico de esta enfermedad se basa en una historia clínica bien realizada (como empezó, qué síntomas presentaba, como ha evolucionado).

A continuación debe realizarse una exploración del pene para valorar:

  • La longitud del pene y su capacidad de elongarse
  • La placa fibrosa (localización, tamaño, etc.)
  • Las posibles deformidades del pene (acortamiento, estrechamiento)

En una encuesta realizada en más de 2000 urólogos que realizaban cirugía del pene, los urólogos con más experiencia (más de 20 cirugías el año) aconsejaban realizar una ecografía en pacientes con enfermedad de Peyronie.

En el Instituto de Urología y Medicina Sexual de Zaragoza disponemos de un nuevo ecógrafo de alta resolución que nos ayuda a:

  • Valorar las características de la placa fibrosa
  • Definir si hay calcificaciones
  • A seleccionar el mejor tratamiento para cada paciente

En el diagnóstico de la enfermedad de Peyronie es fundamental disponer de auto-fotografías del pene en erección que nos informaran sobre:

  • La longitud del pene
  • Las características de la erección
  • El grado de incurvación y las posibles deformidades del pene

incurvacion-pene-diagnostico

Con el pene en erección el paciente se realiza una foto desde arriba para valorar la incurvación lateral (derecha o izquierda), una foto desde enfrente, y una foto desde un lado para valorar la incurvación dorsal (hacia arriba) o ventral (hacia abajo).

incurvacion-pene-casos

Auto-fotografía que demuestra una severa incurvación dorsal

Autofotografia que demuestra una severa incurvación hacia la izquierda

Auto-fotografía que demuestra una severa incurvación hacia la izquierda

¿Qué opciones de tratamientos tenemos?

Esta enfermedad presenta una evolución muy variable, pero en la mayoría de los pacientes suele ser progresiva, es decir, la incurvación tiende a aumentar y la erección tiende a disminuir.

Los objetivos del tratamiento son: aliviar el dolor, mejorar la incurvación y detener la progresión de la enfermedad.

A continuación exponemos los diferentes tratamientos en pacientes con Enfermedad de Peyronie:

  • Terapia por vía Oral (pentoxifilina, tamoxifeno, inhibidores de la PDE5, vitamina E, etc..). Son muy poco efectivos.
  • Ondas de choque
  • Aplicaciones tópicas de verapamilo y/o corticoides con o sin EMDA. Es muy poco eficaz y está desaconsejado por las guías clínicas.
  • Inyección intraplaca de colagenasa
  • Cirugía
    • Plicatura, Nesbit
    • Incisión de la placa + injerto
    • Implante de prótesis de pene

En la primera fase se emplean los tratamientos médicos, pero con una eficacia muy limitada.

Los fármacos más utilizados son: pentoxifilina, vitamina E, tamoxifeno, e inhibidores de la PDE5 (fundamentalmente Tadalafilo por su larga vida media. Un estudio reciente publica la  asociación de tamoxifeno+ vardenafilo con resultados esperanzadores.

Se han presentado diferentes trabajos sobre el efecto de las ondas de choque de baja energía en pacientes con Enfermedad de Peyronie con buenos resultados.

En una segunda fase, cuando el dolor haya cedido, si persiste la incurvación debe pensarse en una intervención quirúrgica para poner corregir la incurvación y/o deformidades del pene.

¿Qué ofrecen las ondas de choque en la Enfermedad de Peyronie?

En pacientes con Enfermedad de Peyronie, las ondas de choque de baja intensidad son focalizadas sobre las zonas de fibrosis (placas) produciendo una importante mejoría del dolor (llega a desaparecer) y tiene efectos beneficiosos sobre la erección y sobre la evolución de la enfermedad. Diferentes estudios han demostrado que los pacientes tratados con ondas de choque de baja intensidad presentan una mejoría significativa con respecto a los pacientes tratados con placebo (simulación del tratamiento). En los pacientes que recibieron ondas de choque se detuvo la enfermedad y mejoró la incurvación. En cambio, en los pacientes que recibieron placebo, la enfermedad y la incurvación siguió progresando.

En el Instituto de Urología y Medicina Sexual disponemos de un moderno aparato para aplicar ondas de choque. El dispositivo DUOLITH SD1 (Storz Medical) tiene un terminal parecido a un ecógrafo que se coloca sobre el pene y permite focalizar las ondas de choque directamente sobre las diferentes zonas de fibrosis (placas).

Las ondas de choque se aplican directamente sobre la zona que queremos tratar. El tratamiento consiste en 5 sesiones, una por semana, y en cada sesión se aplican 3000 impulsos.

Actualmente indicamos al paciente que una hora antes del tratamiento se aplique una crema con anestésico local en el pene para poder administrar una potencia alta sin ocasionar dolor.

Aplicación de Ondas de Choque sobre tejido eréctil

Aplicación de Ondas de Choque en placas de Peyronie

¿Qué cirugías se realizan en la  enfermedad de Peyronie?

La primera norma es que la cirugía de la incurvación peneana debe realizarla un urólogo con amplia formación y experiencia en cirugía peneana. Mi maestro en Boston (Prof. Goldstein) decía que la mejor cirugía peneana es la primera. Las reoperaciones son más difíciles y con peores resultados.

La segunda norma es que la cirugía de la incurvación del pene debe de realizarse en el momento adecuado y aplicar la técnica más apropiada para cada incurvación.

Existen más de veinte técnicas para corregir la incurvación del pene, que pueden resumirse en tres tipos de cirugía:

  1. Plicatura (acortamiento) del pene, en el lado opuesto a la placa para corregir la incurvación. Existen variastécnicas: plicatura simple, plicatura modificada, técnica de Nesbit, etc…
  2. Incisiones en la placa y colocación de un parche de material biocompatible.
  3. Implante de una prótesis de pene más rotura de la placa. Solo debe emplearse en pacientes con incurvación de pene y disfunción eréctil.

Tras el aprendizaje de estas técnicas en 1992 (Boston University) hemos adquirido una amplia experiencia en la cirugía de la incurvación del pene y hemos desarrollado una técnica propia que denominamos «plicatura modificada de la túnica albuginea», con esta cirugía conseguimos excelentes resultados.

La técnica de plicatura o Nesbit es la más realizada,en torno al 70% de las cirugías por enfermedad de Peyronie. Se indica en pacientes con incurvación mayor de 30° y que tienen buena rigidez sin o con pastillas.

Ofrece muy buenos resultados. La principal ventaja es que no se produce disfunción eréctil secundaria y la mayor desventaja es que ocasiona un leve acortamiento del pene.

En los casos más graves debemos recurrir a realizar incisiones en la placa, estirar la parte del pene retraída y colocar un parche para corregir la incurvación. Esta técnica solamente debe plantearse en pacientes que tienen muy buena erección preoperatoria y que presentan una incurvación mayor de 60° y/o deformidades importantes del pene.

Su mayor desventaja es que puede ocasionar disfunción eréctil postoperatoria entre el 15-25% de los pacientes y requiere unos cuidados postoperatorios especiales.

En hombres con Peyronie severo y disfunción eréctil realizamos el implante de una prótesis de pene que resuelve la incurvación y la disfunción eréctil.

En todas las cirugías de pacientes con enfermedades Peyronie, los resultados dependen mucho de la experiencia del cirujano en este tipo de técnicas.

¿Qué es la incurvación congénita del pene?

Es una incurvación del pene que se detecta en jóvenes, habitualmente, antes de los 20-25 años. Generalmente en las primeras erecciones ya se aprecia cierta incurvación y conforme el pene se va desarrollando la curvatura va aumentando. Este tipo de incurvación suele ser hacia abajo o hacia un lado.

¿Por qué se produce?

Se origina por una alteración en el desarrollo de los cuerpos cavernosos. En ocasiones, los cuerpos cavernosos son más largos que la uretra y se produce una incurvación del pene hacia abajo (ventral), en otras ocasiones, un cuerpo cavernoso es más largo que el otro y se produce una incurvación hacia un lado (lateral).

¿Es grave esta incurvación?

NO. En estos casos no aparece ninguna placa de fibrosis y no es evolutiva. Además, no se produce disfunción eréctil y no se acorta el pene. De hecho, la mayoría de los jóvenes con incurvación congénita, tienen el pene más largo de lo habitual. No obstante, el verse el pene doblado puede ocasionar serios problemas psicológicos a los jóvenes. Además, si el pene presenta una incurvación mayor de 30º puede tener problemas para la relación sexual y si la incurvación no se corrige, al forzar la penetración puede producirse un Peyronie con peor pronóstico.

El diagnóstico es fácil, el paciente nos indica que desde siempre presenta incurvación del pene en erección, a la exploración no palpamos placas de fibrosis y en la autofotografía del pene en erección vemos perfectamente la rigidez, la longitud del pene y su incurvación.

incurvación de pene

Auto-fotografía del pene en erección antes de la cirugía

¿Cómo puede tratarse la incurvación congenita?

Requiere una cirugía bien realizada por un uro-andrólogo con experiencia en estas técnicas. Las normas que he comentado para la cirugía del Peyronie, aquí aún son más importantes. En el Instituto de Urología y Medicina Sexual realizamos la técnica de «plicatura modificada de la túnica albuginea», con excelentes resultados.

Durante la cirugía producimos erección artificial y realizamos picaduras en la túnica albugínea del lado más largo y así conseguimos corregir la incurvación. Gracias a esta erección artificial podemos calcular cuantos puntos debemos dar y podemos comprobar que se corrige completamente la incurvación.

La principal ventaja de esta técnica es que no se produce disfunción eréctil y la mayor desventaja es que ocasiona un leve acortamiento del pene.

Autofotografía del pene en erección tras corregir la incurvación con una técnica de plicatura modificada

Consejos para Peyronie e incurvación congénita

  • La Enfermedad de Peyronie suele producir dolor y/o incurvación del pene en erección. Debe consultar lo antes posible.
  • Un urólogo experto en enfermedades del pene le diagnosticará fácilmente, le explicará la enfermedad y le planteará el tratamiento más adecuado para su problema.
  • No existe un tratamiento eficaz para todos los casos, es necesario ofrecer a cada paciente el tratamiento más adecuado según la evolución de la enfermedad.
  • La cirugía de la enfermedad de Peyronie ofrece buenos resultados, cuando la realiza un profesional con amplia experiencia en estas técnicas.
  • La incurvación congénita del pene se resuelve con una cirugía bien realizada.

Puede concertar una cita con nosotros en el teléfono 976 903 302 o en nuestra página de contacto.

/var/www/266/htdocs/wp-content/themes/Zephyr-child