Ciclismo y función sexual

uroadmin

Ciclismo y salud sexual

Dr. Luis Rodríguez-Vela, Director del Instituto de Urología y Medicina Sexual de Zaragoza y Profesor de Urología de la Universidad de Zaragoza.
Soy especialista en Urología desde 1988 y llevo 30 años tratando a hombres con problemas de disfunción sexual.

El ciclismo NO favorece la aparición de disfunción eréctil ni empeora los síntomas urinarios. Esta es la conclusión de un magnífico estudio realizado por AWAD y colaboradores publicado en Journal of Urology en 2018.

La relación entre ciclismo y disfunción eréctil ha sido motivo de diferentes estudios y controversias

Por una parte, múltiples estudios (SCHWARZER, DETTORI) han publicado a lo largo de los años que la práctica de ciclismo afecta negativamente a la función eréctil. Según estos trabajos, la presión prolongada ejercida por el sillín sobre el periné puede producir:

  • Microtraumatismos en la parte más proximal de los cuerpos cavernosos del pene
  • Compresión y traumatismo en las arterias pudendas reduciendo la llegada de sangre al pene
  • Compresión del nervio pudendo favoreciendo la aparición de entumecimiento o acorchamiento de periné y genitales

El estudio realizado por SCHWARZER demostró que tras realizar ciclismo sentado en el sillín se produce un descenso del flujo arterial en el pene. Pero, si posteriormente se pedalea de pie durante 10 minutos, se observa un aumento de la llegada de sangre al pene.

En otro sentido, el estudio MMAS (Massachusetts Male Aging Study) comparó en 2011 el porcentaje de disfunción eréctil entre ciclistas y no ciclistas y concluyó que no existían diferencias significativas en la incidencia de disfunción eréctil entre ambos grupos.

Otro estudio realizado en el Reino Unido con encuestas a 5.282 hombres que practicaban ciclismo, publicó que no existía una relación significativa entre ciclismo y disfunción eréctil.

Las conclusiones del estudio de AWAD y colaboradores

En 2018, AWAD y colaboradores han presentado un magnífico estudio con encuestas a 5488 jóvenes sanos de 5 países. La gran importancia del estudio es que compara jóvenes sanos que realizan diferentes actividades deportivas: ciclistas, nadadores y corredores (runners). A todos los encuestados se les realizaron cuestionarios validados sobre la función eréctil y los síntomas urinarios.

Las conclusiones de este estudio comparativo son muy interesantes:

  • Entre ciclistas, nadadores y corredores no se detectaron diferencias significativas en la función eréctil ni en los síntomas urinarios
  • La práctica de ciclismo no perjudica la función eréctil y no empeora los síntomas miccionales.
  • Los ciclistas presentan mayor incidencia de estenosis de uretra que los nadadores y corredores
  • El ciclismo favorece la aparición de llagas y acorchamiento en periné y genitales. Cuando se practica ciclismo, si el 20% del tiempo se pedalea sin sentarse en el sillín, disminuye la incidencia de estas complicaciones

Los autores del estudio indican que la práctica del ciclismo produce una compresión sobre el periné que favorece la aparición de acorchamiento (entumecimiento) de los genitales y de estenosis de uretra. Pero consideran que es una compresión leve que no favorece la aparición de disfunción eréctil.

Resumen:

La gran aportación del estudio de AWAD es que compara jóvenes sanos que realizan diferentes actividades deportivas y concluye que el ciclismo no empeora la función eréctil ni los síntomas urinarios.

/var/www/266/htdocs/wp-content/themes/Zephyr-child